Somos más que una cara bonita. Resulta que la forma, tamaño e incluso color de nuestro cuerpo puede transmitir información importante sobre nuestra personalidad, salud y sexualidad.

Hoy en día, nos enseñan que no debemos juzgar un libro por su portada. Pero, aunque no es de sabios dejarse llevar por las apariencias, los psicólogos han descubierto que nuestro rostro representa una ventana hacia nuestros secretos más profundos. Aunque tengas una “poker face” impenetrable, tus rasgos pueden revelar detalles sobre tu personalidad, salud e inteligencia.

La idea es que nuestra biología, como genes y niveles hormonales, influencian nuestro crecimiento, y estos mismos mecanismos moldean nuestro carácter.

Consideremos la estructura ósea facial; si es ancha, larga, corta o delgada. Lefevre ha observado que las personas con mayores niveles de testosterona tienden a tener rostros más anchos con más pómulos, y también tienden a ser más asertivos y agresivos.

La conexión entre la forma del rostro y la superioridad está sorprendentemente generalizada, desde los monos capuchinos; mientras más ancho el rostro, más probabilidades tienen de tener un puesto alto en la jerarquía del grupo.

Lo que es más sorprendente es que los autores también encontraron evidencia del “efecto Dorian Gray”; donde los rostros envejecidos empiezan a reflejar aspectos de la personalidad que no eran obvios cuando la persona era más joven. Las mujeres con personalidades más atractivas y sociales, desde la adolescencia hasta sus 30s, empiezan, lentamente, a desarrollar su atractivo físico, así que a los 50s se les considera más atractivas que aquellas con mejor físico pero menos personalidad. Una de las posibles razones es que estas mujeres saben cómo aprovechar su físico al máximo y que su confianza en sí mismas se refleja en sus expresiones.

Nuestros rostros no son solo producto de la biología. No podemos cambiar nuestros genes o nuestras hormonas, pero al cultivar nuestra personalidad y autoestima, empezaremos a reflejar aspectos mucho más importantes.

LEAVE A REPLY